Inicio Politica Internacional Cumbre de la UE: disputa por vacunas y control de exportación

Cumbre de la UE: disputa por vacunas y control de exportación

39
0
Compartir

Los jefes de Gobierno de la UE debatieron durante horas sobre la distribución de vacunas en la UE. Al mismo tiempo, abrieron la puerta a posibles controles de exportación.

La canciller alemana y el presidente francés aparentemente se enojaron, porque el canciller austriaco, Sebastian Kurz, detuvo la cumbre durante horas. Este insistió una y otra vez sobre la posibilidad de que su país pudiera obtener más vacunas del contingente de la UE.

¿Quién recibirá más vacunas?

La disputa giró en torno a los diez millones de dosis adicionales de vacunas anunciadas por BioNTech/Pfizer. En principio, la Comisión de la UE tenía pensado ayudar a las regiones más afectadas por la nueva ola de la pandemia. Sin embargo, países como Bulgaria, Croacia o la República Checa, se quejaron de entregas insuficientes y exigieron una compensación.

La semana pasada, ya estaba claro que algunos gobiernos, entre ellos el austriaco, habían apostado por el caballo equivocado al ordenar sus propias vacunas y decantarse por la más barata, AstraZeneca. Ahora sufren porque la compañía farmacéutica no cumple con lo estipulado con la Unión Europea y solo quiere entregar una fracción de la cantidad prometida. Sobre todo Sebastian Kurz pretende echarle la culpa a la UE.

Controlar las exportaciones

A diferencia de EE. UU. y Gran Bretaña, la UE exporta a todo el mundo. Hay que respetar las cadenas de suministro y huir del proteccionismo, pero “también tenemos que cuidar de nuestra propia gente”, advirtió la canciller alemana.

En la práctica, solo AstraZeneca podría verse afectada por dichos controles, porque la empresa incumple su contrato con la UE. Solo quiere entregar 70 millones de dosis en lugar de los 180 millones prometidas, recordó la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen. Sin embargo, los otros fabricantes como BioNTech/Pfizer y Moderna, por lo visto, sí cumplirán sus promesas.

Y la titular de la Comisión volvió a hablar de cifras: la UE ha exportado hasta el momento 77 millones de dosis de vacunas, más de las que se ha reservado: “Podemos estar orgullosos del hecho de que somos fabricantes de vacunas que suministramos a todo el mundo”. Eso no debe cuestionarse, pero se necesita transparencia, y los ciudadanos europeos deben recibir su “parte justa”. Si todo sale según lo planeado ahora, el 70 por ciento de los ciudadanos de la UE podrían haberse vacunado antes del verano.

Palabras claras desde París

Si EE. UU. y Gran Bretaña no exportaran prácticamente ninguna vacuna, entonces sería correcto que la UE controlara mejor sus exportaciones. “No acepto que la gente cuestione nuestra moral”, dijo Macron, aludiendo a los recientes comentarios porcedentes del Reino Unido.

Al mismo tiempo, fue muy crítico con la respuesta a la pandemia en Europa: “Tenemos que simplificar nuestras reacciones. Somos demasiado lentos, demasiado complejos, demasiado burocráticos. Tenemos que ser más rápidos”. Ningún otro jefe de Gobierno más admitió haber cometido errores de manera tan clara y abierta como el francés.

La UE y Turquía

También se habló sobre la relación entre la UE y Turquía. La UE está probando una especie de doble estrategia con respecto a Ankara. Por un lado, Merkel destacó que se “agradece la relajada relación con Grecia y Chipre”. Y al mismo tiempo, se sigue de cerca la situación política interna del país, dijo, refiriéndose a la retirada de Turquía del Convenio de Estambul. En junio se decidirá si la UE recompensará al presidente turco por moderación en la disputa con Grecia o lo castigará por violar principios democráticos.

Vía: DW