Inicio Politica Internacional Macron pide una respuesta “rápida y coordinada” a sus socios europeos en...

Macron pide una respuesta “rápida y coordinada” a sus socios europeos en la lucha antiterrorista

29
0
Compartir

La cooperación policial, la lucha contra la propaganda terrorista en Internet y el refuerzo de las fronteras, conforman la estrategia defendida por Francia para contener la amenaza terrorista.

“El terrorismo de París a Bruselas, pasando por Berlín, Viena, Barcelona y Copenhague, es una realidad europea a la que debemos responder”, insistie Macron.

La respuesta a la amenaza terrorista debe ser “rápida y coordinada”. Emmanuel Macron continúa reiterando este menaje entre sus vecinos europeos. Este mismo martes, Francia lideró una minicumbre europea consagrada a reforzar su estrategia en la lucha contra el terrorismo: la canciller alemana Angela Merkel, su homólogo austriaco Sebastian Kurz, el presidente del Consejo Europeo Charles Michel y la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen, participaron en el encuentro virtual.

“El terrorismo de París a Bruselas, pasando por Berlín, Viena, Barcelona y Copenhague, es una realidad europea a la que debemos responder”, insistió Macron, acompañado por el canciller austriaco Sebastian Kurz, invitado al Palacio del Elíseo una semana después del atentado yihadista que golpeó a Viena.

La respuesta europea defendida por Macron contaría con tres pilares esenciales: la cooperación entre los Estados y la aplicación rigurosa de su arsenal penal, la lucha contra la propaganda terrorista online y la reforma del Tratado Schengen para mejorar la seguridad de sus fronteras.

“Mal uso del derecho al asilo”

“El desarrollo de bases de datos comunes, el intercambio de información […] y el refuerzo de las políticas penales”, formarían parte de la estrategia concebida por el presidente francés. Así, la cooperación entre las fuerzas policiales aparecería en el centro de la respuesta europea destinada a contener la amenaza terrorista. En este contexto, Macron denunció “el mal uso del derecho al asilo”, utilizado por “traficantes”, “redes” o personas “de países que no están en guerra”, en numerosos Estados europeos.

La lucha contra la propaganda terrorista y los discursos de odio en internet”, sería otro punto esencial de la respuesta europea, una cuestión puesta en primera línea por las autoridades francesas tras el atentado que se saldó con la vida del profesor de historia y geografía Samuel Paty, víctima de una campaña de acoso y derribo a través de las redes sociales que acabó costándole la vida. “Internet es un espacio de libertad, nuestras redes sociales también, pero esta libertad sólo existe si hay seguridad y si ésta no es un refugio para aquellos que se burlan de nuestros valores o buscan adoctrinar con ideologías mortíferas”, defendió.

Fallos de seguridad

El tercer lugar, Macron abogó por “reformar en profundidad” el Tratado Schengen para que, entre otras cosas, la Unión Europea se dote de una “verdadera policía” encargada de vigilar sus fronteras. Una propuesta dirigida a combatir la inmigración clandestina que, a su parecer, formaría parte de la lucha contra el terrorismo. Siguiendo este hilo conductor, el mandatario galo, que hace una semana anunció que duplicará sus agentes fronterizos, defendió esta posición ante sus homólogos: “[…] todo fallo de la seguridad en la frontera exterior o en uno de los Estados miembros constituye un riesgo para la seguridad de los demás Estados […] El atentado de Niza lo demostró”, insistió.

El presidente francés evocó así el caso de Brahim Aoussaoui, presunto autor del ataque con arma blanca que acabó con la vida de tres personas en la basílica de Notre-Dame en Niza, el pasado 29 de octubre. A finales de septiembre, el joven tunecino llegó a Europa a través de la isla italiana de Lampedusaallí fue identificado y trasladado a Bari, donde las autoridades le entregaron un documento de expulsión y la orden de abandonar Italia. Sin embargo, semanas después apareció en la ciudad de la Costa Azul y protagonizó un brutal atentado.

Si bien el valor de esta minicumbre es solo simbólico, siembra el terreno del próximo Consejo Europeo que se celebrará el 10 de diciembre. Será allí donde Macron defienda ante sus socios cada una de sus propuestas para hacer frente a la amenaza terrorista.

Vía: El Periódico