Inicio Politica Internacional Coronavirus: cómo hizo Canadá para controlar mejor la pandemia que EE.UU.

Coronavirus: cómo hizo Canadá para controlar mejor la pandemia que EE.UU.

83
0
Compartir
www.allwallpapersfree.org

Canadá fue elegido como el segundo mejor país del mundo este año, según el informe 2020 Best Countries de US News & World Report. Sin embargo, su manejo de la pandemia de coronavirus no ha sido para nada excepcional.

Para empezar, “Canadá falló en su deber de proteger a los ancianos vulnerables”, según un informe de la Royal Society of Canada publicado a principios de mes. El estudio determinó que el 81% de las muertes por Covid-19 se produjeron en hogares para ancianos, mucho más de lo que se informa en otros países comparables: Estados Unidos (31%), Australia (28%) y España (66%). También encontró que la pandemia expuso muchas deficiencias del sistema y causó altos niveles de “sufrimiento físico, mental y emocional” para las personas mayores.

Por otra parte, el gobierno tardó en cerrar sus fronteras al inicio de la pandemia, incluso cuando la infección provocada por los viajeros se estaba extendiendo en pueblos y ciudades canadienses. Ante el actual panorama, los gobiernos de Estados Unidos, México y Canadá prolongaron ayer sus acuerdos para mantener cerradas sus fronteras compartidas a los viajes no esenciales hasta el 21 de agosto.

Respuesta coordinada

No obstante, el país septentrional finalmente logró aplanar la curva de contagios, y los picos máximos de nuevos casos y decesos diarios han quedado atrás en mayo. Desde junio, el número de reproducción (R0) es inferior a 1.

De hecho, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, señaló en una conferencia de prensa la semana pasada: “Pudimos controlar el virus mejor que muchos de nuestros aliados, incluyendo a nuestro vecino”.

Y aunque la respuesta de Canadá no ha sido perfecta, ha conseguido un mejor resultado que Estados Unidos, que ha reportado más del triple de infecciones per cápita y casi el doble de muertes per cápita, y en donde el R0 es menor a uno en solo siete de los 51 estados.

“No hay engreimiento”, dijo a The Washington Post Susy Hota, directora médica de prevención y control de infecciones en la Red de Salud de la Universidad de Toronto. “Observamos lo que le está sucediendo a nuestro vecino en el sur y todos nos sentimos realmente mal por eso”, agregó.

Canadá logró una respuesta más coordinada a nivel nacional; cerró las escuelas rápidamente y recomendó a las personas que se quedaran en sus hogares. Las diferencias regionales se dejaron de lado. Incluso los líderes de derecha, como el primer ministro de Ontario, Doug Ford, condenaron los intentos de protestar por el distanciamiento social, informó Business Insider.

“Tenemos un gobierno federal que respalda las respuestas de las provincias. En Estados Unidos tienen un director ejecutivo que está socavando directamente la respuesta de salud pública”, dijo al medio digital Vox el epidemiólogo de la Universidad de Toronto, David Fisman.

Los países también han denotado una marcada diferencia en los estilos de liderazgo. Mientras que Trudeau se sometió a una cuarentena voluntaria cuando su esposa dio positivo por coronavirus y urgió a los canadienses a respetar las normas de distanciamiento social, el presidente Donald Trump criticó a los gobernadores, desalentó el confinamiento, dio consejos contrarios a los de las autoridades sanitarias y evitó el uso de tapabocas en público.

“Hubo un consenso en Canadá de que la Covid-19 es un problema de salud muy grave y muchos miembros del Parlamento de todos los partidos han estado elevando los mensajes de los expertos en salud en el transcurso de la crisis”, dijo Eric Merkley a The Washington Post, politólogo de la Universidad de Toronto. “Eso nos distingue de Estados Unidos, donde el Partido Republicano ha preponderado sustancialmente a los escépticos codiciosos”.

Por otra parte, el bloqueo que impuso Canadá surtió un importante efecto, según los expertos. Los modelos federales publicados a principios de abril pronosticaban que, sin restricciones, hasta el 80% de los canadienses podrían contraer el virus y más de 300.000 podrían morir.

Pero con las fuertes medidas instituidas en marzo, Health Canada predijo que el rango de muertes podría caer entre 11.000 y 22.000. Hoy el país registra 8845 decesos, una cifra menor a la esperada.

Además, el pueblo canadiense ha estado menos dividido con respecto a las restricciones. Según los analistas, algunas provincias y territorios podrían haberse cerrado antes, pero una vez que se anunciaron las medidas, fueron estrictas, ampliamente uniformes y ampliamente seguidas.

“Las medidas de bloqueo de Canadá redujeron al mínimo la propagación comunitaria del virus y mantuvieron manejables los números de hospitalización”, dijo a CTV News Zain Chagla, médico del St. Joseph’s Hospital y Hamilton Health Sciences en Hamilton, Ontario.

Sistema de Salud

Otro factor decisivo es que Canadá tuvo casi dos décadas para prepararse para una pandemia. En 2003, el síndrome respiratorio agudo severo, o SARS, mató a 44 personas en Toronto, la mayor cantidad de muertes fuera de Asia.

Una comisión que revisó la respuesta de la provincia al brote dijo que el sistema público de salud estaba “roto, descuidado, inadecuado y disfuncional” y desaconsejó esperar certeza científica antes de implementar medidas para reducir el riesgo en la próxima crisis.

Así, en las primeras etapas de la pandemia, Canadá puso en marcha su sistema de testeo más rápidamente que Estados Unidos, lo que le permitió aislar mejor a los enfermos, rastrear contactos y limitar la propagación. Sin embargo, Estados Unidos se puso al día con las pruebas y hoy supera a su vecino en el número de tests per cápita.

Y a diferencia de Estados Unidos, Canadá tiene un sistema universal de atención médica. El profesor Peter Berman, experto en salud pública de la facultad de medicina de la Universidad de Columbia Británica, dijo a The New York Times que la forma en que se administran los hospitales en los dos países es vital para comprender la diferencia en los casos.

En Estados Unidos, los hospitales son privados. En Canadá, el sistema de salud se basa en fondos fijos y no importa cuántas camas se usen. Esto, dijo: “permite que las autoridades de salud pública controlen esencialmente el sistema hospitalario. Es una cosa de comando y control, no es una cosa de coordinación”.

Entonces, mientras las autoridades en Canadá podían ordenar a los hospitales que se preparen, “en Estados Unidos nadie podía decirle a los hospitales qué hacer”, señaló el experto.

Ventaja geográfica

Sin embargo, la respuesta del gobierno canadiense es solo una parte de la historia. Una explicación importante tiene que ver con la ventaja geográfica del país. Canadá tiene un poco menos de una novena parte de la población de Estados Unidos.

Además, la población canadiense no está distribuida de manera uniforme, dos tercios de ella viven a 100 kilómetros de la frontera con Estados Unidos, pero ninguna ciudad está tan densamente poblada como, por ejemplo, la ciudad de Nueva York.

“Creo que la mentalidad canadiense a veces tiende a compararse con los estadounidenses”, dijo Chagla. “Creo que ciertamente podemos, pero también deberíamos ver cómo podríamos haber mejorado nosotros mismos”.

Vía: La Nación