Inicio Politica Internacional Cursos antirracismo para los cadetes de policía alemanes

Cursos antirracismo para los cadetes de policía alemanes

54
0
Compartir

Tras una serie de incidentes racistas, la Policía alemana está bajo la lupa. En Berlín y otros estados federados, cursos antirracismo forman parte del entrenamiento básico, pero aún no son estándar en el país.

“¿De qué color son tus ojos?”, pregunta Seyda Buurman-Kutsal.

“Café”.

“Ok, entonces tú estás bien”.

Así comienza el curso antirracismo de Buurman-Kutsal, instructora de Diversity Works (trabajo de diversidad), una organización que ofrece talleres contra el racismo. En meses pasados, este tipo de cursos ha sido cada vez más solicitado por las fuerzas de orden germanas. 

Una simple pregunta sobre la apariencia de una persona, explica la instructora, puede poner nerviosa a la gente, porque inmediatamente cambia la dinámica de la interacción. De repente, hay juzgamiento.

La lección de los “ojos azules/ojos cafés” fue desarrollada en 1968 por la estadounidense Jane Elliot, y forma parte del entrenamiento antirracista de Diversity Works. La instructora separa a las personas de ojos azules de las personas de ojos color café, y este último grupo recibe privilegios especiales. La idea detrás de este ejercicio es que, después de una serie de confrontaciones difíciles, los cadetes de policía entiendan lo que es sentirse discriminado, se vean confrontados con su propio racismo y entiendan cómo los mecanismos de privilegios y exclusión afectan la mente.

El curso de Buurman-Kutsal, una alemana de raíces turcas, en la Escuela de Policía de Schleswig-Holstein dura una semana. Incluye desde discusiones en torno a los deberes de la Policía, el uso de “perfiles étnicos” hasta cómo lidiar con comentarios racistas de colegas.

Varios escándalos

En meses pasados, han salido a la luz pública cada vez más escándalos de racismo y de extrema derecha en la Policía alemana.

Apenas la semana pasada, las fuerzas del orden de Berlín se vieron obligadas a admitir errores en una investigación sobre crímenes de extrema derecha en la capital. Las víctimas se habían quejado de que los principales sospechosos -tres conocidos neonazis- se sentían lo suficientemente seguros como para hostigar a los policías que los vigilaban.  

El caso que más consternación ha provocado ha sido, sin lugar a dudas, el descubrimiento de cinco grandes grupos de chat de extrema derecha de policías de Renania del Norte-Westfalia en WhatsApp, donde se compartían imágenes de Adolf Hitler y de solicitantes de asilo en cámaras de gas.

A raíz de este caso, fueron suspendidos 29 agentes. No obstante, el ministro del Interior alemán, el conservador Horst Seehofer, se sigue negando a que se lleve a cabo un estudio sobre el racismo en el seno de la Policía alemana. Según el ministro, se trata solo de “manzanas podridas”.

“La Policía tiene un problema”

“No puedo confirmar si la Policía en Alemania tiene un problema de extrema derecha en general, no lo creo, pero está claro que tiene un problema”, dice Buurman-Kutsal. “No obstante, creo que muy pocos agentes se atreven a hablar de ello. Seguramente no se trata de casos aislados. Sabemos de muchos policías que tienen problemas para hablar del tema”, agrega.

En Alemania, hay 17 fuerzas policiales separadas, una en cada uno de los 16 estados federados y la unidad a nivel nacional, y los entrenamientos de diversidad están lejos de ser estándar: mientras que en Berlín los cursos antirracismo forman parte del entrenamiento básico desde 2009, otros Länder no abordan oficialmente este tema.

Buurman-Kutsal cuenta que, no obstante, unidades policiales de diferentes estados federados ya han contactado a Diversity Works. “Hay un progreso, están pensando mucho en cómo entrenar a los agentes de policía sobre problemas de racismo”, dice y agrega que, sin embargo, esto aún no es la regla.

Vía: DW.com