Inicio Politica Internacional Asamblea General de la ONU: el enfrentamiento entre Xi y Trump por...

Asamblea General de la ONU: el enfrentamiento entre Xi y Trump por la pandemia

72
0
Compartir

El Presidente de Estados Unidos atacó a Beijing por el manejo del Covid-19 y volvió a catalogarlo como el virus chino. Xi, adelantándose, a las declaraciones señaló que su país “no tiene intención de entrar en una Guerra Fría”. Para los analistas, Trump buscó alejar el foco de su manejo de la pandemia y centrarse en la pelea con Beijing.

Por Cristina Cifuentes

Las tensiones entre Estados Unidos y China volvieron a salir a flote en la Asamblea General anual de la ONU en Nueva York, que se celebra por mediante conferencias virtuales. El primero en lanzar el ataque fue el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien criticó duramente el manejo de la pandemia por parte de Beijing, y se refirió al coronavirus como “el virus chino”. El mandatario acusó a Beijing y a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de difundir información falsa sobre cómo se propagó el virus. Trump también afirmó que la OMS estaba “virtualmente controlada por China”.

Y no se quedó ahí, aprovechó la oportunidad para atacar al gigante asiático por su historial ambiental, acusándolo de sobrepescar, arrojar plástico a los océanos y emitir más mercurio tóxico que cualquier otro país. “Aquellos que atacan el historial ambiental excepcional de Estados Unidos mientras ignoran la contaminación desenfrenada de China no están interesados en el medio ambiente. Solo quieren castigar a Estados Unidos, y yo no lo toleraré”, sostuvo.

El embajador chino ante la ONU, Zhang Jun, no tardó en responder y acusó a su vez a Trump de diseminar “un virus político” en la organización. “Cuando la comunidad internacional está peleando realmente duro contra Covid-19, Estados Unidos está diseminando un virus político en la Asamblea General”, dijo Zhang.

Poco después del discurso de Trump, fue el turno del líder chino, Xi Jinping, quien adelantándose a lo que se podría venir aseguró que su país “no tiene intención de entrar en una Guerra Fría” y deploró que se “politice” la lucha contra Covid-19, que ha dejado casi un millón de muertos en el mundo. El mandatario chino presentó las ambiciones globales de su país como algo bueno para todos. “Continuaremos reduciendo diferencias y resolviendo disputas con otros a través del diálogo y la negociación. No buscaremos que nos desarrollemos solo nosotros o tampoco participaremos en un juego de suma cero”, dijo Xi.

Xi también habló a favor del multilateralismo, donde varios países persiguen un objetivo común, y de preservar el sistema internacional con la ONU en su centro. “Enterrar la cabeza en la arena como un avestruz ante la globalización económica o tratar de combatirla con la lanza de Don Quijote va contra la corriente de la historia”, enfatizó. “El mundo nunca volverá al aislamiento y nadie puede romper los lazos entre países”, sostuvo.

La escalada de tensión entre Estados Unidos y China no solo se relaciona con el coronavirus, sino que también con una serie de temas que van desde el comercio, tecnología, hasta el trato de Hong Kong y China a las minorías musulmanas en la provincia de Xinjiang.

Con miras a las elecciones

Para algunos observadores el mensaje de Trump se enmarca dentro de la carrera presidencial de cara a las elecciones del 3 de noviembre. “Es el tipo de mensaje que él ha transmitido muchas veces en los mítines de campaña en Estados Unidos a sus partidarios. Una cosa es hacer eso en un mitin rodeado de miles de seguidores que lo adoran, otra muy distinta es hacerlo en un foro internacional como este, esencialmente para tirarselo a la cara a Xi Jinping”, escribió el editor internacional en jefe de Dutsche Welle, Richard Walker, en el sitio web de la cadena.

“Donald Trump necesita transmitir su mensaje, que culpa a China. Esto para acallar a los críticos que dirán que son esencialmente problemas relacionados con el manejo de Estados Unidos del virus”, dijo Walker, que destaca que los comentarios del mandatario tienen un fin electoral. “A nivel general es que China y Estados Unidos están en camino de colisión”, concluyó Walker.

En la misma línea, el análisis realizado por Laura Trevelyan de la cadena BBC, señala que el mandatario estadounidense “está tratando de desviar la atención de su propio manejo de la pandemia diciendo cosas vergonzosas sobre China, al tiempo que enfatiza los esfuerzos de Estados Unidos para encontrar una cura”.

Casi adelantándose a los discursos, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres alertó -en su discurso inaugural de la 75 Asamblea General del organismo- que frente a la pandemia de coronavirus, el mundo debe “hacer todo lo posible para evitar una nueva Guerra Fría”. “Estamos avanzando en una dirección muy peligrosa”, advirtió al denunciar la creciente rivalidad entre China y Estados Unidos en el mundo, aunque sin mencionar ninguno de los dos países.

El portal Euronews señaló que el formato virtual de la Asamblea General de este año, donde los discursos de los líderes fueron pregrabados, perjudica gravemente el funcionamiento de la diplomacia y podría ayudar al entendimiento entre Estados Unidos y China. “El tipo de conversaciones informales que podrían apagar el fuego entre Beijing y Washington, o tender puentes, esas conversaciones no ocurren en Zoom o Skype, solo ocurren detrás de escena en persona. Entonces eso no se producirá en absoluto”.

En medio de las tensiones con China, los expertos también alertaban sobre el estado del multilateralismo. En ese sentido, Carrie Booth Walling, profesora de ciencias políticas en Albion College y experta en intervenciones humanitarias de la ONU, dijo al diario The New York Times que al volverse hacia adentro muchos países afectados por el virus podría ser un mal augurio para las Naciones Unidas y la diplomacia que encarna. “Lo que es realmente aterrador en este momento”, dijo Walling, es “el estado del multilateralismo en general, y si los gobiernos y las personas del mundo verán el valor de la cooperación multilateral”.

Desde su llegada el gobierno en 2017, Trump ha criticado a la ONU y ha desafiado su diplomacia multilateral como un impedimento para su política de “Estados Unidos primero”, recuerda el periódico. Pero a medida que Trump ha retirado su apoyo a agencias de la ONU como la OMS y el Consejo de DD.HH., China ha estado interviniendo para llenar el vacío. Y así, Beijing ha asumido el liderazgo en varias agencias de la ONU durante los últimos años.

Vía: La Tercera