Inicio Macron El Gobierno francés rebaja las promesas de Macron sobre el desconfinamiento

El Gobierno francés rebaja las promesas de Macron sobre el desconfinamiento

107
0
Compartir

Las medidas de restricción de movimientos se levantarán de modo gradual y siempre según la evolución de la pandemia

El anuncio del fin de confinamiento en Francia , el 11 de mayo, realizado por el presidente Emmanuel Macron en su alocución televisada del Lunes de Pascua, quedó muy matizada este martes por diversos miembros del Gobierno, incluido el primer ministro, Édouard Philippe. Para no despertar falsas expectativas, se puso énfasis en que las medidas de restricción de movimientos se levantarán de modo gradual y siempre según la evolución de la pandemia de la Covid-19.

Fue primero el ministro del Interior, Chistophe Castaner, quien advirtió que la fecha del 11 de mayo “es un objetivo, no una certeza”. Luego le tocó el turno al titular de Educación, Jean-Michel Blanquer, pues la reapertura de las escuelas es uno de los pasos más delicados. El ministro indicó que podría empezarse por los centros en lugares socialmente más problemáticos, donde el confinamiento está perjudicando en mayor medida a los alumnos. Las asociaciones de padres ya han dado la voz de alarma sobre la temeridad de anunciar que se volverá a clase cuando no está garantizado que haya mascarillas ni gel hidroalcohólico, amén de la imposibilidad de mantener la distancia en aulas con treinta niños u adolescentes.

 

Tampoco está claro que haya capacidad para relizar la prueba a todas las personas con síntomas

Tampoco está nada claro que, tal como prometió Macron, haya capacidad para realizar la prueba a todas las personas con síntomas, requisito imprescindible para aislar los casos una vez empiece el deconfinamiento. El premier Philippe confirmó en el Parlamento que los plazos no son sagrados y se impondrá la prudencia.

Muchos franceses querrían aclaraciones sobre las palabras de Macron, cuya intervención fue seguida por una audiencia récord de casi 37 millones de personas. El presidente dijo que, para aliviar el sufrimiento de las familias, se permitirá visitar en el hospital o en las residencias de ancianos, con protección adecuada, a los allegados de personas que estén en situación irreversible o moribunda. ¿Por qué no autorizar visitas a ancianos que no estén enfermos, para ayudarles a sobrellevar el largo periodo de soledad a que se han visto obligados? Sin duda el Gobierno tendrá que revisar estas cuestiones. El discurso de Macron probablemente no será la última palabra.

Para el senador Bruno Retailleau, líder del grupo de Los Republicanos (derecha), la intervención del presidente fue “la oración fúnebre del macronismo”, el epílogo de la retórica de Francia como “nación de start-ups” y del centralismo tecnocrático, un cambio de paradigma. Vuelven a valorarse los asalariados modestos que hacen funcionar el país y los agricultores.

 

Fuente: La Vanguardia